jueves, 17 de octubre de 2013

Iberman Triatlón



Playa de Islantilla (Lepe - Huelva) Sábado 5 de octubre de 2013

12 locos del Triatlón Astudillo (Jose Racionero, Cesar Vian, Ernesto Carrera, Miguel Carrera, Carlos Anero, Luis Oscar Rodríguez, Alberto Antolín, Luis Ángel Varas, Ramón Alayeto, Samuel González, Iñaki García y Alberto Illana) y 4 del Triatlón Palencia (Yannick Coustarot, Félix Castrillejo, José Luis Campo y Vicente Álvarez) nos embarcamos hace ya 10 meses en una prueba Ironman.



Locos y zumbados fueron las 2 palabras más oídas en Astudillo antes, durante y después de la prueba.

Poco a poco se fue acercando el reto propuesto para este año, que consistía en poder “acabar” el triatlón Iberman, distancia Ironman, que consiste en nadar 3.800 m, pedalear 180 Km y correr 42 Km.

Eran las 6:00 horas de la mañana del sábado cuando sonó el despertador. Arriba de la cama de un salto, para no despertar a Marcos, ya que Ana ya estaba despierta (los nervios). Pantalón corto, camiseta y a desayunar. Allí estaba toda la expedición de Astudillo, cada uno escondía los nervios como podía.

Para una prueba de este tipo el desayunar bien es muy importante, aunque la verdad es que a mí no me entraba nada. Después de desayunar quedamos todos a las 7:00 horas en el hall del hotel para hacer una foto e ir a preparar las cosas a los boxes de la T1. Todavía era noche ciega, cada vez se notaban más los nervios. Tras más fotos de nuestras parejas que también estaban en pie, nos pusimos los neoprenos, nos dimos bien de vaselina, cogimos el gorro y las gafas y rumbo a la playa que estaba a unos 100 metros.


Allí estaban esperando nuestras parejas e hijos (que penita daban tan pronto ver a Daniela, Álvaro, Marcos y Guillermo).

Como no nos gusta dar la nota, minutos antes de empezar nos pusimos a cantar (“Por el rio Carrión pasaba un submarino”… “San Antolín, San Antolín”…) y así quitamos un poco los nervios.



Sobre las 8:15 con los primeros rayos de sol, sonó la bocina de salida y los cerca de 700 participantes inscritos en la prueba nos apoderamos de las aguas tranquilas del Océano Atlántico. Unos ya entraron al agua corriendo (como que tuvieran prisa) y otros, como nosotros, poco a poco, ya que esto iba a ser largo.

video

El sector de natación constaba de dos vueltas de 1.900 m cada una, aunque según los GPS cada vuelta fue de 2.200 m. Al salir del agua nos esperaban nuestras parejas y amigos para animarnos. Los primeros en salir fueron los hermanos Carrera y después de ellos fuimos saliendo progresivamente los demás.

La transición nos la tomamos con mucha calma: quitarnos el neopreno, lavarnos bien para quitarnos la arena y la sal, secarnos bien y a ponerse la ropa de la bici, que por delante aún quedaban 180 Km por tierras españolas y portuguesas.

En el sector de bicicleta no está permitido ir a rueda, pero sí que puedes ir con unos metros de distancia y alguno de nosotros hicimos este recorrido juntos, lo cual nos servía de distracción al poder echar una parlada.

En el tramo español la carretera estaba en muy buen estado y cortada al tráfico, lo cual da mucha seguridad. Al cruzar la frontera hacia Portugal la cosa cambió, de repente un repecho de 1 Km con unas rampas del 15%, carretera con tramos irregulares, abierta al tráfico y como una Montaña Rusa (no habíamos bajado y otra vez a subir). La verdad es que se hizo duro.

En Vilarreal de Santo Antonio estaba la T2 donde dejamos las bicicletas, nos cambiamos la ropa de la bici por la de correr y ahí llegaba lo duro: por delante una maratón, 42 Km corriendo. En este punto tuvo que dejar la prueba Anero, tras hacer casi la totalidad de la bici con un problema de estómago.

Empezamos el sector de carrera en Portugal y tras 8 Km, cruzamos el puente del “Centenario” que une los dos países salvando el río Guadiana. En este punto nos dio tiempo de disfrutar de las vistas de la desembocadura del Guadiana.

Tras un par de Km llegó uno de los escollos de la carrera, ya que había que subir hasta el Parador de Ayamonte. Luego cogimos una vía verde que transcurría entre las marismas. En el Km 25, tuvimos que atravesar 2 Km de arena por un bosque, hasta salir al paseo marítimo donde con el calor de la gente el sufrimiento parecía menor. Pero aún quedaba la última sorpresa (aquí tuvo que dejar la prueba Ernesto por problemas físicos), que fue en el Km 35, cuando se acaba el paseo marítimo y tuvimos que hacer 4 Km por la playa. Ahí te medio hundes, pero te acuerdas de la familia, amigos, de lo duro que ha sido todo el año y sacas las últimas fuerzas para llegar a la recta de meta donde están todos ellos.

Les pregunto que donde está Ana y me dicen que más adelante. Ahí la veo, cojo a Marcos y entro con él en hombros a META.


Quiero agradecer el apoyo de las parejas por el aguante de todo un año duro y durante la prueba la labor psicológica que aportaron Licinio y Alvarito.

Después de la prueba, una duchita y unas cañas, como si la cosa no hubiese sido para tanto.
El día siguiente fue un poco más duro, porque a los dolores normales de las piernas, se juntaron las ampollas en los pies y alguna que otra uña dolorida.

Lo bueno, que pudimos descansar en la playa todos juntos.
Nada de “yo hice…”, todos fuimos un equipo, y como tal lo hemos vivido. Muchos sentimientos afloraron en esta prueba, pero sobre todo destacó la superación personal y el esfuerzo. No importa no acabarlo, lo primero es la salud (vosotros fuisteis los primeros valientes del club en acabar uno).
Ha sido un año duro de entrenamientos, pero creo que ha merecido la pena.

Así que, hasta la próxima locura compañeros.

Por mera información, aquí los tiempos:
Miguel Carrera 12:02:41
Ramón Alayeto 12:06:18
Samuel González 12:13:54
Alberto Illana  12:14:44
L. Ángel Varas (Tato) 13:17:03
Alberto Antolín 13:17:10
Jose Racionero 13:28:39
Iñaki García   13:31:06
Cesar Vian  13:31:22
L. Oscar Rodríguez 14:39:16

Autor: Alberto Illana
  

2 comentarios:

  1. Y así fue Alberto.......tal cual.......la demostración pura de que la constancia y el tesón hacen sacar fuerzas y conseguir retos inimaginables hace años !!!!
    Y en la unión está la fuerza, porque lejos de sentir tristeza de no poderlo acabar, y sobre todo no cruzar la meta con Guiller......la pena desapareció al ver como los compañeros cruzaban la meta y conseguían el reto.......Enhorabuena a todos campeones !!!!....

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena a todos, habéis logrado algo al alcance de muy pocos. Me alegro que entre todo ese amplio grupo de hombres de hierro conozca a tantos valientes, y animo a Ernesto y a Anero que no pudieron acabar pero ellos son tambien finisher en otros ironman, asi que 16 palentinos sois hombres de hierro.
    ENHORABUENA!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar